diumenge, 19 d’agost de 2007

La leyenda de la Dama Azul



Cuenta la leyenda cienfueguera que hace generaciones y generaciones atrás, había en la ciudad de Cienfuegos un castillo, el de Nuestra Señora de los Ángeles, cual recio centinela insomne ante las incursiones de los piratas y corsarios atraidos por la prosperidad de la ciudad cubana.
Pero el castillo guardaba un terrorífico misterio que fue descubierto, poco tiempo después de su construcción, por el ejército que lo habitaba. El misterio corrió como un reguero de pólvora entre los soldados era: la leyenda de la Dama Azul.

Contaban los soldados más veteranos a aquellos que quisieran escucharles que, a altas horas de la noche, cuando todos dormías y solo quedaba como testigo el centinela, surgía de la capilla del castillo una especie de sombra, con la silueta de una mujer. Parecía elegante, sobria, tranquila e iba vestida con un tocado azul, por eso la llamaron la Dama Azul.

Pero la aparición, después de recorrer los altos muros de la fortaleza, desaparecía tan misteriosamente como había surgido y no se volvía a saber de ella hasta la noche siguiente o la siguiente.

La guarnición de la fortaleza: rudos hombres habituados al combate, a los piratas y al peligro, estaban aterrorizados y nadie quería hacer su guardia solo por la noche para no tener que enfrentarse a la misteriosa mujer.

Cada noche la misma historia, nadie quería ser el centinela si no era bajo la amenaza de un arresto. Hasta que llegó a la guarnición un apuesto y joven oficial dispuesto a desenmascarar al supuesto fantasma y demostrar lo que él creía era en realidad: un espía disfrazado.

Cuenta la leyenda y también los más ancianos del lugar, que el oficial se presentó voluntario para hacer la guardia esa noche y se quedó solo como centinela, rechazando cualquier compañía. Al principio no pasó nada, la noche era apacible, el ruido de las olas del mar le llegaba le reconfortaba y la luna, entre nubes, le iluminaba la muralla con su luz blanca. Pasó su turno e iba a retirarse cuando, de repente, de la capilla emergió una figura femenina que empezó a hacer su recorrido habitual por los muros del castillo: era ella, la Dama Azul.

El joven oficial avanzó con determinación al encuentro de la mujer decidido a desenmascararla. A medida que se acercaba por detrás de ella, olió un rastro de perfume dulce, a flores de primavera. Ya estaba muy cerca de ella, tanto que casi podía tocar el tul de gasa azul. Le dio el alto y la Dama se detuvo. El joven se acercó y ella se giró.

Lo que ocurrió aquella noche nadie lo sabe, quedó entre el joven apuesto oficial y el fantasma de la mujer. Solo se sabe que a la mañana siguiente encontraron al oficial en el suelo en lo alto de los muros. Estaba inconsciente y tenia a su lado, su espada partida en dos, una calavera y un rico brocado de color azul.

Cuando el joven volvió en si, no recordaba nada: había perdido la razón y nunca pudo explicar de lo sucedido esa terrible noche en que se encontró con la Dama Azul. Pero cuentan que, de la dama, nunca más se volvió a saber, nunca más fue vista paseandose por las murallas del castillo de Nuestra Señora de los Ángeles en la ciudad cubana de Cienfuegos.

12 comentaris:

mossèn ha dit...

ai ... aquestes dones ... ni mortes poden fer res de bo !!! ... salut

barbara ha dit...

hola Quants dies sense pasar per aqui.
Que tal l'estiu espero que be

muak

Mikel ha dit...

Cuirosa historia... ja ha diu el mossen..les dones sempre son un perill jejeje

nimue ha dit...

les Dames de Blau estan subestimades i clar, després passa el que passa... ains...
molt bonica la llegenda!

ddriver ha dit...

molt guapa la llegenda com la majoria pero m ha encantat de veritat.
Vaja un vici tindrien aquella nit per trencar l espasa i tot

words ha dit...

m'ha agradat molt! Ara just he agafat per llegir un llibre de llegendes de japó!

Júlia ha dit...

Quina història!!! Els fantasmes -i les fantasmes- ja no són el que havien estat...

Waipu Carolina ha dit...

Una historia encantadora, llena de misterio y magia Un petó

euria ha dit...

Ben intrigants les llegendes....que farieu sense les dones!!! A més ja sabeu que hi ha de tot. Bona tarda.

Petitabruixa ha dit...

Qué maca la llegenda !!!

Petonets, guapuuuuuu!

;-)

Omar ha dit...

Bonica història, sí senyor.

jordicine ha dit...

Carai, Deric. Acabo de caure al teu blog per casualitat. Buscava una foto de 'La dama azul' -acabo de llegir la novel·la- i mira on he acabat. Ja ja ja. Una abraçada i fins aviat. Tinc un post preparat sobre el llibre.